Etiquetas

, , , ,

Josep Alomà 1950

Para los que deseamos un mundo mejor y aspiramos a transformar la humanidad nuestra mayor preocupación consiste en educar. […]. Pero para esto faltan educadores. Verdaderos educadores. No hombres rutinarios, esclavos de añejos prejuicios y que para siempre llevarán a cuestas como un lastre del cual no pueden desprenderse ni soltar por más esfuerzos que hagan. Hay que forjar al educador como tenemos que formar la nueva humanidad. 

Hay que renovar a los viejos educadores y sistemas poniéndolos a tono con las necesidades del mañana. De nada nos serviría el triunfo de las armas, ni las vidas sacrificadas, ni cuantos esfuerzos hagamos, si a la Victoria de las armas no acompañamos las otras: las armas de la Cultura.  El libro, la pluma, el compás…

Estas son nuestras verdaderas armas, las del progreso. Son nuestras mejores armas. Todos los días las podemos emplear. Nuestro lema, hoy, mañana y siempre  tiene que ser: Educar, educar y educar…

Las armas de la Cultura son la llave del porvenir y las que hacen que los hombres de conciencia, no contaminados por el “Espíritu del Mal” estén a nuestro lado porque ven en nosotros los defensores de la libertad y de la Conciencia Universal.

Josep Alomà

Batallón del Grupo de Transmisiones del Ejército de la República

30 de diciembre de 1937

Anuncios